¿Qué es el Glutatión?

Nuestra calidad de vida depende sin duda del glutatión, término genérico para el Sulfidril de glutatión y de forma abreviada GSH. Es una pequeña proteína producida por las células en nuestro cuerpo de forma natural para mantener cuatro funciones fundamentales y protectoras. Está integrado por tres aminoácidos: Cisteína, glicina y ácido glutámico. De estos tres, el más escaso y difícil de proveer a nuestro organismo es la cisteína y por lo tanto el más importante.

Estructura molecular de Glutation : C10H17N3O6S (wikipedia )

El sistema inmunitario es muy complejo, si bien una de sus piedras angulares recae en su capacidad de obtener una molécula llamada glutatión. El glutatión existe en cada célula del cuerpo y es esencial para la vida y muy importante para la salud. Esta molécula se utiliza constantemente en docenas de las funciones corporales y es difícil de reemplazar. El glutatión es el antioxidante maestro del cuerpo, la principal enzima de desintoxicación y es literalmente el alimento del sistema inmunitario.

Aclaración: Tomar glutatión por vía oral, probablemente no es la aproximación correcta. Será descompuesto y eliminado en el tracto digestivo sin causar casi efectos en el organismo. Debes proveer al cuerpo de los ingredientes ‘precursores’ básicos para que las células hagan su propio glutatión

Las funciones de glutatión

  • Antioxidante Maestro. Glutatión es el antioxidante natural más poderoso de nuestro cuerpo, «antioxidante endógeno» porque lo produce nuestro organismo y su principal función es proteger a las células de la oxidación, participa directamente en la neutralización de los radicales libres, la efectividad de otros antioxidantes, como vitaminas C y E, dependen de los niveles de glutatión.
  • Mejora el Sistema Inmunológico. El sistema inmune identifica y ataca a gérmenes y otros invasores incluyendo células cancerígenas, lo cual depende de GSH para su adecuado funcionamiento, con un suministro de glutatión adecuado, estamos mejor equipados para combatir estas amenazas, en particular con la creación y mantenimiento de Linfocitos de células T, Células NK (Natural Killer), primera línea de defensa del cuerpo contra la infección.
  • Desintoxicante natural de docenas de toxinas, compuestos extraños, orgánicos e inorgánicos y agentes carcinógenos. No ha de sorprender que las concentraciones de glutatión sean más altas en el hígado, el principal órgano desintoxicante del cuerpo.
  • Proveedor de energía prolongada. El sistema celular requiere de un constante suministro de energía para desarrollar sus múltiples tareas. La producción de energía tiene el peligroso inconveniente de generar desechos que pueden interferir en la producción de más energía. Aquí es donde interviene el glutatión, disminuyendo el tiempo de recuperación del estrés físico.

Las ventajas de Glutatión

En base a estas propiedades, se puede entender que el Glutatión es un precursor del equilibrio celular y de la salud, la modulación del glutatión es una parte esencial para mantenerse activo y saludable.

Con el paso del tiempo, es más evidente que los niveles de glutatión y cisteína no sólo disminuyen con la edad, sino que los niveles de estas dos sustancias críticas se encuentran directamente relacionados con el bienestar de una persona mayor. Los estudios no sólo han considerado la salud física, sino también la calidad de vida, el funcionamiento mental y la sensación de bienestar.

Si tu cuerpo dispone de los niveles adecuados de Glutatión, sin duda tendrás mejor calidad de vida y podrás vivir más tiempo.

El aporte de Glutatión y de otros complementos, junto a un ejercicio regular, ayuda a la construcción de masa muscular, junto a una dieta sana y equilibrada, son todos ellos la combinación excelente para el bienestar físico.

El mantenimiento óptimo de nuestro organismo promueve un envejecimiento con mayor resistencia a los retos que se presentan y una mejor calidad de vida.

El envejecimiento es un proceso natural e irreversible. Ahora, puede protegerse contra el declive físico e intelectual vinculado a la edad y vivir más años de un modo intenso, libre y disfrutando de buena salud. Si realmente quiere frenar los efectos de la edad, debe desactivar los mecanismos asociados al envejecimiento.

¿Cómo se puede hacer esto? Los investigadores han sugerido que los niveles celulares de glutatión podrían utilizarse como un biomarcador para determinar la esperanza de vida y niveles bajos del mismo predicen la enfermedad temprana o problemas potenciales.

Glutatión y las enfermedades

Los niveles de glutatión pueden verse comprometidos durante una enfermedad, especialmente en el caso de pacientes con enfermedades crónicas, o expuestos a niveles elevados de estrés oxidativo por sustancias tóxicas. Ambas situaciones, enfermedad crónica o alto nivel de estrés oxidativo, tienden a agotar las reservas de glutatión.

Sin glutatión nuestras células no pueden llevar a cabo sus actividades de forma óptima. Es uno de los componentes más importantes para evitar enfermedades de todo tipo, especialmente las que puedan llevar a una degradación de las células, como son el cáncer en cualquiera de sus manifestaciones, el Alzheimer o el mal de Parkinson.

Debido a su amplia gama de propiedades terapéuticas y preventivas es muy importante evitar que los niveles de glutatión decaigan o que estén por debajo de su nivel óptimo. Especialmente durante una enfermedad, dado que la propia enfermedad tiende a agotar las reservas naturales de glutatión en el cuerpo.

Veamos los efectos de glutatión en el entorno de distintas enfermedades

EL GLUTATIÓN AYUDA EN LOS PROBLEMAS RESPIRATORIOS

En la investigación de enfermedades pulmonares se ha considerado el GSH como «uno de los antioxidantes más importantes en el pulmón humano y en las secreciones pulmonares».

El humo del cigarrillo libera miles de diferentes productos químicos, una sola bocanada contiene literalmente billones de radicales libres. El humo en realidad quema vitaminas antioxidantes como son las C y E y otros nutrientes, pero aún peor es la inflamación que causa en los pulmones, la principal fuente de estrés oxidativo.

 

Enfermedades Respiratorias

Los pulmones, donde se produce un intercambio continuo de oxígeno, son particularmente vulnerables al estrés oxidativo. Los niveles bajos de GSH en los pulmones crean las condiciones para que se produzcan enfermedades y daños.

Los niveles elevados de glutatión se han utilizado durante años en medicina para contrarrestar enfermedades. El glutatión puede romper la mucosidad (especialmente en fibrosis quística), reduce el peligro de ataques asmáticos, ayuda en la bronquitis aguda y crónica, así como a combatir el enfisema y la fibrosis pulmonar.

 

 

Además, de la enfermedad pulmonar, la cual consume GSH muy rápidamente, da como resultante una menor protección antioxidante, lo cual puede generar daños adicionales.

GSH aporta protección frente a enfermedades básicas como son catarro, toses y gripes, disminución de alergias. Investigaciones clínicas sobre enfermedades respiratorias han sido asociadas con niveles bajos de glutatión en afecciones tales como:

  • Fibrosis quística,
  • Bronquitis crónica,
  • Enfermedad pulmonar obstructiva crónica,
  • Asma,
  • Lesión pulmonar.

Varias terapias de GSH han mostrado la gran capacidad de protección pulmonar y disminución del daño oxidativo en los pulmones, reduciendo el riesgo de desarrollar enfermedades de obstrucción pulmonar crónicas, demostrando éxito en el alivio de los síntomas asociados con la enfermedad pulmonar crónica, incluso en estado avanzado.

EL ESTRÉS Y EL APORTE DE GLUTATIÓN

Glutation Estres

 

El estrés desequilibra ejes funcionales del organismo y disminuye la respuesta inmune. También produce grandes daños a todos los tejidos. Es importante reseñar los efectos de muerte de las neuronas y las células renales por los desequilibrios del dismetabolìsmo provocado por el estrés, ya sea de tipo bioquímico o psicológico.

EL GLUTATIÓN Y EL CÁNCER

Hay un número creciente de publicaciones acerca del cáncer en los que se enfatiza la importancia de los daños por los radicales libres en el ADN, con las consecuentes mutaciones y proliferaciones neoplásicas. Un mecanismo anti cancerígeno del glutatión incluye su función antioxidante directa, así como mantener el reciclamiento de otros antioxidantes. El GSH actúa como neutralizador ante la presencia de los peróxidos. También reacciona con algunos metabolitos dañinos como el epóxido que es cancerígeno.

Ayuda a prevenir muchos de los factores que desencadenan el cáncer, a eliminar sustancias cancerígenas, mutagénicas y a ralentizar el crecimiento de los tumores.

El glutatión influye en los mecanismos de la síntesis del ADN en las células sanas. Ayuda a retardar el daño oxidativo al ADN y a reparar las lesiones ocasionadas al código genético. Se ha demostrado que la disminución del glutatión intracelular en el hígado y en el tejido mamario promueve la unión de algunos carcinógenos al ADN, y tiene la capacidad de unirse con mutágenos celulares.

Glutatión y cáncerEl glutatión minimiza los efectos secundarios de la quimioterapia y de la radioterapia durante el tratamiento del cáncer y protege de la gran cantidad de radicales libres que se generan por estos tratamientos. Ayuda al organismo a resistir la cirugía oncológica y a tener una buena evolución posoperatoria. Respalda también al organismo para tener mayor protección contra las infecciones posquirúrgicas o nosocomiales. Inhibe las cifras y la síntesis del glutatión en las células tumorales y acelera la apoptosis de las células neoplásicas. El GSH mejora y acelera la resolución de las heridas complicadas por necrosis y pérdida de tejido debido a daños secundarios de la radioterapia, así como las infecciones desarrolladas en éstas.

El glutatión mejora la acción de los medicamentos antineoplásicos en muchos casos de resistencia de las células malignas ante varios fármacos usados en oncología. Se ha postulado que el GSH de las células neoplásicas disminuye cuando hay aumento del glutatión extra tumoral y disminuye la resistencia a la quimioterapia especialmente por su acción en la desintoxicación general del cuerpo mejorando el efecto terapéutico de los fármacos antineoplásicos. El agotamiento del glutatión en las células del carcinoma de la vejiga puede inhibir la reparación del ADN.

El GSH modula directamente la proliferación de las células T. También promueve la actividad antineoplásica de las células fagocíticas y de los linfocitos en especial de las células Killer y de los linfocitos T8, favoreciendo la acción del sistema inmune para eliminar a las células neoplásicas.

Se ha propuesto que el aumento del glutatión tiene un papel útil de protección en el intestino, hígado, pulmones, riñones, corazón, y en el músculo después de la exposición a la radiación o la quimioterapia sin incrementar el crecimiento tumoral.

En resumen, el glutatión es un compuesto que respalda a los pacientes con cáncer al actuar en diferentes mecanismos de reforzamiento de la actividad del sistema inmune, al neutralizar a los radicales libres producidos por la actividad tumoral o por los tratamientos de quimioterapia, radioterapia, oncocirugía o paliativos.

El GSH tiene una acción muy especial en el control de las prostaglandinas y de los leucotrienos y modula los estados inflamatorios. Mejora el vigor corporal y la condición anímica del paciente, ayudándole a tener una mejor calidad de vida.

EL GLUTATIÓN Y LA DIABETES

Glutatión y diabetesEl glutatión en los casos de diabetes mellitus, apoya al sistema inmune para mejorar las defensas del paciente ante infecciones, hace descender el estrés oxidativo característico de esta enfermedad anulando las especies reactivas de oxígeno, los peróxidos y las especies reactivas del nitrógeno. El GSH disminuye la agregación plaquetaria que es un constante peligro en esta enfermedad. También fortalece al paciente de las consecuencias de la insuficiencia renal crónica y protege contra la oxidación de los tejidos renales cuando inicia la nefropatía diabética.

En la diabetes, el glutatión es un factor determinante para tratar las mononeuropatías de los pares o nervios craneales y las neuropatías generalizadas. Además, aporta un gran servicio al tratamiento complementario de las complicaciones vasculares de la diabetes, como la micro y las macroangiopatías, pues protege de la arterioesclerosis; presta auxilio en las alteraciones cardiovasculares, la prevención de los eventos cerebrovasculares, la microvasculopatía renal y la retinopatía diabética.

EL GLUTATIÓN EN ENTORNO DE VIH Y EL SIDA

Las personas infectadas por el virus de la inmunodeficiencia humana (VIH), observan las alteraciones que suceden en su organismo, correspondientes a la respuesta del paciente ante el virus más que a los daños que pudiera originar éste.

Son dos los problemas centrales en esta afección; el daño crónico que genera el estrés oxidativo de los radicales libres y por otra parte el estado de inflamación crónica característica de este tipo de infección. Los estados descritos favorecen la pérdida de los linfocitos T CD4 (linfocitos colaboradores). En estadios avanzados pueden sucederse las infecciones favorecidas por gérmenes oportunistas dado el estado de inmunodeficiencia. Estos procesos inflamatorios e infecciosos van desgastando el cuerpo y generando la pérdida de masa muscular, hasta llegar al extremo del desgaste orgánico, la progresión de enfermedades que sobrevienen por la emaciación progresiva puede concluir con la muerte del paciente.

 

Glutation y SidaAhora se sabe que en la infección por el VIH existe una carencia de glutatión en todo el cuerpo, lo cual favorece la replicación viral. Durante ésta los radicales libres aumentan y las partículas oxidantes procedentes de las células afectadas por la inflamación van generando disfunción progresiva del sistema inmune.

Desde que se inicia la progresión de la infección por el VIH, hasta las etapas más avanzadas del SIDA, se presentan unas moléculas, las citocinas inflamatorias.

Estas citocinas están relacionadas con algunos de los mecanismos que favorecen la replicación viral. La acción de las moléculas inflamatorias contribuye al progreso del adelgazamiento y el desgaste corporal llamado caquexia propios de los últimos momentos del SIDA.

 

La N-acetilcisteína que es un fármaco precursor de la cisteína, bloquea la producción de las citocinas inducidas por la presencia del virus y puede prevenir el periodo de deterioro causado por la infección. Se ha usado por años la N – acetilcisteína para mejorar las concentraciones del glutatión. Se determinó que el incremento del GSH en las células T puede activar y mejorar la eficiencia de los leucocitos.

Las células T con el nivel del glutatión restaurado, mejoran sus funciones de unión y degradación de las moléculas denominadas interleucinas -2 y mejoran la síntesis del ADN.

El GSH aumenta la actividad y la eficiencia de las células T citotóxicas según se ha observado en estudios en cultivos de linfocitos. También ayuda a aumentar la producción de las células ante la presencia de sustancias que pueden causar mutaciones. Promueve la diferenciación de los linfocitos. De la misma manera, activa a los linfocitos citotóxicos.

Cuando el glutatión está agotado se puede producir la inhibición de la activación de los linfocitos, llegándose a suprimir las funciones citotóxicas de las células especializadas de esta actividad. Contribuye a la deficiencia del sistema inmune característica de los estadios avanzados de la infección por este virus.

En términos generales, se puede considerar que el glutatión puede modular las células inmunes. Tiene un gran valor como antioxidante en las células epiteliales (los pulmones) proporcionando protección contra el estrés oxidativo y las infecciones de las vías aéreas que son características en el SIDA.

La carencia del GSH se ha tratado de compensar con tratamientos basados en la administración de tiol, cisteína, N-acetilcisteína, glutatión directo por diferentes vías, y de una forma más sencilla y efectiva por ingestión de concentrados de proteínas bioactivas aisladas del suero lácteo bovino.

GLUTATIÓN, LA INFLAMACIÓN CRÓNICA Y EL SISTEMA INMUNE.

Glutation y sistema inmune

 

En general, es necesario mantener una concentración adecuada de glutatión en las células de todo el cuerpo. El sistema inmune tiene una continua actividad debida a la invasión de nuestro cuerpo por los agentes patógenos, los glóbulos blancos y en particular linfocitos son los más necesitados de un sostenimiento adecuado de los niveles del GSH en todo momento.

Los niveles celulares de este tripéptido influyen en la maduración de los linfocitos llamados células T colaboradoras o ayudantes (células helper). También es menester la presencia normal de esta molécula en la proliferación de las células T, así como en el bloqueo de los mecanismos de la replicación viral.

 

Análogamente, es indispensable un nivel adecuado para anular la acción de las especies reactivas de oxígeno que son producidas por las células inflamatorias. El mantenimiento de la función apropiada de las células T es fundamental para una respuesta inmune eficiente, ya que las disfunciones frecuentemente contribuyen al desarrollo de enfermedades. Además, existen muchas correlaciones entre alteraciones en los niveles de glutatión y la disfunción del sistema inmune.

EL GLUTATIÓN Y ALGUNAS AFECCIONES DEL HÍGADO

El glutatión es fundamental en la desintoxicación de los tejidos. Se le conoce por su capacidad para neutralizar y/o eliminar un número bien documentado de compuestos dañinos para las células hepáticas. Este tripéptido se encuentra en mayor concentración en el hígado, el principal órgano desintoxicante del cuerpo que proporciona gran ayuda en la neutralización de daños o efectos secundarios producidos por muchos fármacos, como por ejemplo es el caso de la toxicidad del paracetamol (acetaminofén).

Glutation e hígado

En el hígado se da la más extensa variedad de procesos químicos. Produciéndose alteraciones funcionales o daño del tejido hepático cuando fallan muchos procesos de este órgano, con repercusión en todo el organismo, especialmente en la intoxicación por sustancias nocivas que no son convenientemente desactivadas. En el hígado se forma glutatión a partir de una molécula denominada S-adenosil-L-metionina (SAM). El glutatión se forma por un proceso de trans- sulfuración por la presencia de SAM. Ante la carencia de esta molécula disminuye la producción de GSH y pudiéndose producir intoxicación hepática, como sucede a los pacientes de cirrosis.

La mayor parte del glutatión que se encuentra en el plasma sanguíneo procede del hígado, se propone que si baja el GSH del plasma es que el hígado lo está produciendo en menor cantidad porque está desequilibrado. Al darse esta circunstancia, el hígado tiene menor capacidad para desintoxicar el cuerpo de sustancias adversas, como los medicamentos, así como para mantener el control de los radicales libres de los peróxidos que oxidan a los lípidos y que pueden desencadenar complicaciones como el hígado graso. En estas condiciones, es difícil mantener la actividad redox, lo que es muy comprometedor para la salud.

 

Se han medido los niveles del glutatión en el plasma y en glóbulos rojos de pacientes con cirrosis hepática de diferentes orígenes y se ha encontrado una baja concentración de este tripéptido. También se encontraron niveles bajos de cisteína en estos problemas hepáticos. Se observa que, en la hepatitis crónica, en el hígado graso, en la cirrosis, en la hepatitis por alcoholismo y otras afecciones de este órgano, el glutatión está muy disminuido y hay aumento de la intoxicación en el hígado por sustancias químicas que se acumulan y no se pueden biotransformar para su eliminación. También hay un desequilibrio entre el glutatión reducido y el oxidado (GSH/GSSG) y esto puede favorecer la toxicidad en el hígado.

Es muy importante aportar nutrientes a los pacientes con afecciones del hígado que sean precursores de la síntesis del glutatión como el glutamato, la cisteína y la glicina, siendo también necesaria la metionina.

EL GLUTATIÓN Y LAS ALTERACIONES DEL RIÑÓN

El riñón es un órgano muy delicado con funciones altamente especializadas, siendo muy importantes las intervenciones del glutatión en los procesos de desintoxicación, de mantenimiento de la integridad fisiológica en la filtración, la eliminación y las acciones endócrinas.

Se ha determinado que el descenso de las concentraciones del glutatión afecta la eliminación de muchos catabolitos procedentes de fármacos y puede llevar a niveles de toxicidad al organismo y consecuentemente a los tejidos renales, especialmente por los medicamentos que son altamente nefrotóxicos. Un ejemplo es el de la toxicidad por el medicamento denominado ciclosporina, el cual es más tóxico cuando los niveles del glutatión son más bajos.

Glutation y riñón

Se ha determinado en el hígado y los riñones de la rata que la ciclosporina proporciona el efecto de oxidación de los lípidos. Este fenómeno llega a lesionar a unas estructuras de las células renales que son llamadas microsomas. Este fármaco por su toxicidad en el hígado y el riñón da una gran generación de radicales libres con la subsecuente disminución del glutatión.

Se investigó si el estado de isquemia renal que favorece la nefrotoxicidad puede ser modificada por el aumento del glutatión y los resultados han sido favorables. Cuando hay isquemia renal aumenta considerablemente la emisión de los radicales libres de oxígeno. Esto es muy importante para cualquier tipo de cirugía en la cual se requiere de una alta eficiencia de la función renal.

 

Se elevó el glutatión antes de diferentes procedimientos como la cirugía de derivación cardiopulmonar, en muchos casos de cáncer y en algunas operaciones con alto riesgo anestésico. También se consideró como prevención de la disfunción renal posoperatoria y la posibilidad de que el paciente se recupere más rápidamente del trance anestésico. El aumentar los niveles de GSH ha resultado favorable para normalizar los valores de la creatinina, del nitrógeno ureico y del ácido úrico después de la cirugía, esto ha sido reportado en varios estudios.

Mantener los valores del glutatión dentro de los rangos de referencia favorece el control de la presión arterial media y el control de los radicales libres, así como de la lipooxidación, y de la nefrotoxicidad.

GLUTATIÓN Y OTRAS ENFERMEDADES

El glutatión también tiene relación y es de aplicación en otras enfermedades, como son: 

Enfermedades del envejecimiento:

  • Enfermedad de Parkinson
  • Alzheimer
  • Ocular; Cataratas
  • Degeneración Muscular
  • Inflamación de la Próstata y Cáncer de Próstata

Enfermedades del Sistema Inmune:

  • Infecciones víricas (Sida, Hepatitis, Herpes, Gripe, etc)
  • Infecciones Bacterianas
  • Autoinmunes (Lupus, Artritis Reumatoide, Osteoartritis)
  • Fibromialgia (FM) Síndrome de fatiga crónica (SFC).

Cardiovascular:

  • Prevención de ataques al corazón
  • Prevención la arterosclerosis
  • Prevención lesiones por repercusión

Sistema Digestivo:

  • Enfermedad Inflamatoria del Intestino,
  • Hepatitis,
  • Pancreatitis,
  • Ulcera Péptica,

Enfermedades Pulmonares:

  • Fibrosis Quística,
  • Asma,
  • Bronquitis Crónica,
  • Enfisema,
  • Fibrosis Pulmonar,

Toxicología:

  • Desintoxicación del organismo de substancias provenientes del humo del cigarro, asi como humos y partículas de tubos de escapes.
  • Desintoxicación de contaminantes en el organismo
  • Previene la pérdida del sentido auditivo
  • Desintoxicación de carcinógenos en el organismo
  • Desintoxicación del organismo por sobredosis de droga

Metabólico:

  • Mejora el rendimiento deportivo
  • Disminuye el tiempo de recuperación de la tensión/ daño físico
  • Disminuye el colesterol y la oxidación de las LDL
  • Apoya la hemoglobina en casos de insuficiencia renal

Neurología:

  • Enfermedades neuro degenerativas ( Parkinson y Alzheimer) 
  • Convulsiones
  • Esclerosis múltiple
  • Autismo

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies
× ¿Cómo puedo ayudarte?