Podemos protegernos de los virus y ¿Del nuevo Coronavirus  (SARS-CoV2)?, ¿Podemos hacer algo para evitarlo?

Nos preguntamos ¿Por qué algunas personas son víctimas de las infecciones mientras que otros se resisten? ¿cómo es que dos personas en el mismo estadio de enfermedad se recuperan a ritmos muy diferentes? Son preguntas interesantes y complejas, las respuestas son igualmente complejas, pero nos llevan a pensar en la situación del sistema inmunológico.

De forma recurrente nos enfrentamos a enfermedades infecciosas. No hace mucho tiempo pensábamos que aniquilaríamos de una vez por todas flagelos como la polio, la escarlatina, la cólera y la viruela. Pero la misma industria farmacéutica que casi hizo que estos microbios se extinguieran también parece ser una parte responsable de la aparición de nuevos y resistentes retos.

Immunocal da respuesta a protección immunilogica

El uso excesivo de antibióticos, tanto en la población humana como el ganado que termina en la cadena alimentaria, han permitido a los elementos patógenos la oportunidad de desarrollar una resistencia a los antibióticos. Lo cual nos deja sin armas efectivas contra ellos, haciendo que su eliminación sea cada vez más difícil, o incluso tal vez imposible. Los brotes de infecciones resistentes a los antibióticos están en aumento.

La lista es larga, la enfermedad de vacas locas, la listeria, mosquitos transmisores( Zika, la fiebre de chikunguya), el SIDA, el ébola, el dengue, enfermedad de lyme (transmisor la garrapata) por no mencionar la mortal gripe que ataca de forma cíclica cada varios años y otros que nos evocan escenas de pesadilla que han alimentado la imaginación de guionistas de Hollywood.

– Emergencias de Salud Pública declaradas por la OMS

Si en lugar de gastar ingentes cantidades de dinero y tiempo en el desarrollo de nuevos antibióticos y agentes antivirales más potentes, aplicamos algunos de estos recursos para mejorar la capacidad defensiva del sistema inmunológico, los resultados serían sin duda distintos.
Los virus y bacterias están siempre mutando, volviéndose eventualmente resistentes a los medicamentos y lo malo es que parece inevitable. Desarrollar armas ofensivas sin prestar atención a nuestro sistema de defensa, es sin duda una estrategia errónea. Mejorando el sistema inmunológico de la población, como método preventivo, a los microbios les resultaría difícil lograr un punto de apoyo. Incluso estando infectados combatiremos la invasión de manera más eficiente. Los niveles elevados de Glutatión mejoran el sistema inmunológico. Los profesionales de la salud, maestros, aquellos que trabajan cara el público o pasan tiempo en lugares muy concurridos como son cines, restaurantes, gimnasios, salas de aeropuertos, transportes públicos, y las personas propensas a cualquier enfermedad, deberían aumentar su resistencia aumentando los niveles de Glutatión.

En las últimas semanas, hemos visto multitud de muchas noticias sobre el Coronavirus (SARS-CoV2) ( en en 6 días hemos pasado de 27 a 56 países afectados), y nos preguntamos si, aumentando el nivel de glutatión ¿se podría obtener alguna protección? Sin duda el glutatión puede tener un papel muy importante en situaciones como esta, pero no hay todavía ningún estudio directo que pruebe este punto, hasta el momento no se han publicado ensayos clínicos que analicen directamente el papel del glutatión en el tratamiento o prevención del coronavirus.

– Evolución del Virus SARS-CoV2Referencia: Worldometer: Coronavirus

Por qué Puede ser interesante la idea de aumentar el glutatión como estrategia efectiva? Teniendo en cuenta los argumentos anteriores y basándose en el respaldo científico que nos proporcionan los cientos de estudios que demuestran que el glutatión tiene un efecto positivo en muchas otras enfermedades virales, desempeñando un papel importante en el combate de las infecciones.

Investigando la base de datos de pubmed (www.pubmed.gov), se revelarán artículos sobre el glutatión en relación con el resfriado común (rinovirus), la «gripe» (influenza), el SIDA / VIH, la hepatitis A, B y C, el virus ADN, el virus ARN, retrovirus y muchos más. Se puede ver que la mayoría de los virus estudiados prosperan en un ambiente de bajo glutatión y con altos niveles de estrés oxidativo.

La importancia del Glutatión para la salud no ha de ser sobreestimada, si no hay suficiente Glutatión, los invasores penetran las defensas del cuerpo, lo infectan y contribuyen al desgaste generando daños a largo plazo y envejecimiento.

Immunocal, de la empresa Immunotec es un nutracéutico, aislado de suero de leche no desnaturalizada, libre de lactosa, proporciona una fuente natural de cisteína. Está calificado como complemento alimenticio y no tiene contraindicaciones.

La cisteína que contiene Immunocal hace que las células de nuestro cuerpo produzcan de forma natural glutatión. El glutatión intracelular facilita funciones fundamentales, como son, la de ser un contribuyente fundamental y crítico para la respuesta inmune, es desintoxicador, energizante y está considerada la molécula antioxidante esencial.

Manteniendo el nivel de nuestro Glutatión intracelular, también mantenemos adecuadamente cargado nuestro sistema inmunológico y controlando el estrés oxidativo.

El sistema inmunológico es la mejor defensa contra los virus

Con todo nuestro aprecio, para aquellos que deseen ampliar esta investigación consultando los efectos de glutatión en relación con otros virus, se muestra una pequeña relación de publicaciones científicas.

https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pmc/articles/PMC5425915

https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/21358592

https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/18926849

https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/16787218

https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/9367343

https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/11115795

https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/26692473

https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/9568464

https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/8441757

https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/18678861

https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/12368227

https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/31487871

https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/29033950

https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/9230243

https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/12654482

https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/21366409

https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/24899897

https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/280395

https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/8891667

https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/916427

https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/26663823

https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/8256245

https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/19151318

https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/25135637

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies
× ¿Cómo puedo ayudarte?